17 jun. 2011

Feel like jumping



La moda abarca todo, no solo la lógica matemática sino también cada aspecto social de nuestra vida. Como diría Kônig, la moda es un principio universal de configuración cultural, que puede conformar no solamente el cuerpo del hombre en su totalidad, sino también todos sus modos de manifestación (Kônig, 1968: 21). No se trata entonces de lo que viste el hombre o de cómo decora su cuerpo, va más allá del aspecto físico, se trata de lo que el hombre quiere comunicar mediante a su entorno. Si bien se habla de todos los modos de manifestación, considero el principal y más importante el de la comunicación ya que esta permite el intercambio de mensajes entre varios actores. La ropa sería no el mensaje sino el medio que posibilitaría la comunicación entre los miembros de una sociedad. 

Y yo lo siento así, es mi medio y mensaje.

El otro día una de mis personas favoritas en esta vida hizo un comentario que me hizo sonreir mucho: "En serio amas la ropa". Lo dijo con tal candidez que no hice más que sonreir y no supe responder más que un sí rotundo. Sin embargo, desde que lo dijo (tal vez fue porque salió de su boca) no he hecho más que pensar en lo muy cierto que es, en lo feliz que me siento al tener un proyecto de tesis relacionado directamente con el mundo de la moda, en que me gustaría hacer de esta pasión mi profesión (carrera, trabajo, como quieran llamarlo) algún día y en que necesito ganarme la tinka o tener un marido millonario para comprarme todo lo que veo (jajaja). Obviando el último pensamiento, todos los anterior son muy muy ciertos y qué mejor forma de compartirlos sino acá.

Hoy salió el sol, es un lindo día y tengo más ganas de vivir que nunca. Oh sí y me compré unos botines nuevos color caramelo bellísimos, en mi talla y de oferta. ¡Qué bonita forma de comenzar el fin de semana!.

Así me siento hoy día, like jumping. 

Los lindos botines Denimlab del post anterior y mi chompa calada favorita de Denimlab también.

Buen fin de semana.


Fotos e hipersensibilidades por Gabriela Buendía

14 jun. 2011

Crazy in Love

Hace más de un mes ando desaparecida. Metida entre las nubes que mi querida Lima hace a la perfección. Tranquila, distraída y, algo muy importante, feliz. Oh sí, entre la tesis (un tema que me apasiona dicho sea de paso), el trabajo y los gajes de ser mamá, poco tiempo me queda para mi pequeño y lindo espacio donde mis pensamientos y amor por la ropa convergen

En este tiempo he encontrado cosas, personas e ideas nuevas y maravillosas. Lo que sí puedo mostrar son las nuevas y lindas cosas adquiridas. Las personas quedan para mí y mis ideas las iré soltando dependiendo de cómo sigan llegando a mi cabeza.

La semana pasada, en un arrebato por querer comprar y, poniendo como excusa para mí misma que tenía que comprarle cosas nueva a mi muñeca, me paseé por Saga a ver qué de bueno había. Para mi "suerte" o desgracia para el bolsillo, como quieran mirarlo, había "2x1" en chompas, casacas, abrigos y un largo etc. Encontré dos lindas chompa/vestido que me parecieron fuera de lo común (a lo típico que vende Sybilla), no llevé ninguna porque una de ellas no me quedaba tan bien como al maniquí y la claudia usurera no pensaba pagar el precio de una sola cuando podía llevarse dos. Las dejé con el dolor de mi alma pero prometo regresar por una de ellas (la que me quedó pintadita), eso sí, siempre y cuando esté de oferta (ja). Al pasar por la sección de pequeños, encontré lo que quería: abrigo, saquito, polos manga larga, leggins tipo media (con pie) y pantuflas. Me lo llevé todo (creo que sería buena idea hacer post sobre ropa de pequeños) y encima con 2 x 1 ¡Qué felicidad! Sin embargo, me faltaba algo aún.

Deambulé por los zapatos y los ví de la nada. Creo que las mejores cosas pasan cuando no te las esperas y eso aplica  tanto para la vida como para encontrar el par de zapatos perfecto. Eran lindos, habían en mi talla (eso es un BIG recontra enorme plus para mí) y, oh sorpresa, estaba en OFERTA. Aunque los hubiera comprado a precio normal porque tengo dificultad en encontrar zapatos, me mató que fueran tan baratos: S/ 99.50. Y no solo habían estos sino varios en modelos geniales y en mi talla (yei!) . Regresaré esta semana. Lleve caserita.


Botines DENIMLAB

Botines DENIMLAB

Crazy in love... me los he puesto todo el fin de semana.




Fotos e hipersensibilidades por Gabriela Buendía